10 errores que estás cometiendo en tu rutina facial con dermatitis atópica

10 errores que estás cometiendo en tu rutina facial con dermatitis atópica

18/05/2021 | En ENTREVISTAS Y CASOS INSPIRADORES SOBRE ALERGIAS

Para pacientes con dermatitis atópica, es muy común probar durante años infinidad de cremas y productos, y el problema de nuestro tipo de piel es que es muy agradecida en los comienzos, pero llega un punto en el que se resiente, se acostumbra y se genera un efecto rebote. La piel es un órgano que detoxifica y nos protege. No siempre son necesarios los tratamientos farmacológicos, pero sí es necesario llevar una rutina para calmar, hidratar y nutrir nuestra piel.


LA IMPORTANCIA DE UN DIAGNÓSTICO


Un dermatólogo es el encargado de diagnosticar cuáles son las patologías que padecemos, para posteriormente poder abordarlas a través de ese profesional y, en conjunto y de manera complementaria, a través de productos cosméticos.


Es muy común entre pacientes con patologías de la piel el buscar información y pedir “consejos” y asesoramiento a personas que lo padecen como nosotros. Pero no todo lo que le sienta bien a una persona es bueno para otra; por eso lo mejor es un correcto asesoramiento.


Lorena Melián es farmacéutica especializada en dermocosmética. Su trabajo consiste en ayudar a encontrar los productos para conseguir que la piel de los pacientes vaya mejorando cosmetológicamente. Hace poco, comencé junto a la Farmacia SJ8 un proceso de asesoramiento y tratamiento específico para mi cara pautado por Lorena, quien hoy nos ayuda a conocer los 10 errores más comunes en nuestra rutina facial diaria teniendo dermatitis atópica.


Creemos que es muy importante visibilizar y dar información relevante a pacientes que tenemos patologías autoinmunes (y por tanto, crónicas) como es la dermatitis atópica. Pero antes que nada ...


¿Qué es la dermatitis atópica?


La dermatitis atópica es una enfermedad inflamatoria crónica y recurrente provoca sequedad, picor intenso… Esta patología suele aparecer desde bebé; con lo que tiene un origen genético. Lo que ocurre con esta enfermedad inmunológica es que los pacientes tendrán un problema en la barrera cutánea de la piel que hace que tengamos menor cantidad de proteínas y lípidos. El estrés viene de la mano con la dermatitis (por eso nos causa brotes). Este tipo de piel tiene una tendencia a la sobreinfección por tener barrera cutánea afectada. A mayor permeabilidad, pasan más patógenos a través de nuestra piel (alérgenos), que causan mayor irritación.


Veamos ahora cuáles son los errores más frecuentes en nuestra rutina facial con dermatitis atópica:

1. Tener la temperatura del agua muy caliente en nuestra rutina de lavado facial


Por lo general, no debemos lavarnos con agua excesivamente caliente porque produciremos vasodilatación (favoreciendo la llegada de interleuquinas y otra serie de sustancias proinflamatorias) aumentando el picor y también la permeabilidad de nuestra ya frágil barrera cutánea. Además, las quemaduras potencian la sobreinfección. La temperatura ideal estaría entre 25ºC y 35ºC; para saber cuál es la temperatura ideal podemos poner agua en un recipiente y con el codo tenemos que notar que NO haya diferencia de temperatura.

2. Usar jabones/limpiadores excesivamente irritantes

Aparte de tener dermatitis atópica, es posible que nos encontremos con otros “problemas” como puntos negros o acné y tendemos a comprar productos que los eviten (que tienen este tipo de reclamo en el envoltorio) sin tener en cuenta la composición. Los jabones con hidróxido de sodio e hidróxido de potasio (ejemplos de ingredientes que podemos encontrar: laurato sódico, oleato sódico) tienen un ph muy alto y por tanto más agresivos para la piel).


3. No usar doble limpieza

Sería conveniente hacer una doble limpieza con dos limpiadores que tengan distintos principios activos/ propiedades:

  • 1º usar un jabón suave
  • 2º agua micelar está muy bien para desmaquillar y para usar como segundo paso de limpieza


Para desmaquillar ojos se puede dejar reposar un poco el agua micelar en el algodón para que absorba más y se produzca un efecto imán

4. Usar cepillos y esponjas de cara agresivos


La barrera cutánea la tenemos excesivamente sensible por lo que tenemos que evitar todo lo que sea exfoliar (evitar todo lo que sea agresivo). No debemos olvidar que tenemos más tendencia a la sobreinfección. Se recomienda que usemos cepillo siempre que sea de cerdas suaves y que lo podamos desinfectar correctamente. No se recomiendan exfoliaciones.


5. Raspar la cara al secar

Por nuestra descamación común de la piel, así como las imperfecciones de la misma, tendemos a raspar la cara con una toalla. Debemos secar a “toquecitos” con una toalla suave y no dejar pasar más de 5 minutos entre el secado y usar producto emoliente y humectante para retener el agua.


* Emoliente: efecto barrera (glicerina) Impide la pérdida excesiva de agua
*Humectante: sustancia que aumenta el contenido de agua en las capas superficiales  de la piel.


6. No usar tratamiento farmacológico en brotes

Si tenemos un brote de dermatitis atópica, debemos usar en primer lugar el tratamiento farmacológico (ese que nos ha mandado dermatólogo) y el tratamiento habitual,   siempre que el tratamiento farmacológico lo permita (corticoides, inmunosupresor…).


7. No tratar otras preocupaciones de la piel

Tales como manchas, acné … Deberíamos hacer uso de productos que nos ayuden a tratar estas preocupación, como despigmentantes antiinflamatorios, siempre bajo supervisión de un profesional.


8. No usar fotoprotector de alto espectro (50 plus) en mi rutina diaria


La luz azul (pantalla del móvil, del ordenador, focos…) mancha la piel, así como los rayos UVA (aunque esté nublado). Deberíamos ponernos protector solar tras la crema hidratante cada día.


9.Seguir consejos de no profesionales

Es muy común que sigamos consejos de personas afectadas y conocidos frente a productos que han utilizado y que les ha sentado bien, pero tenemos que entender que no todos los productos son válidos para todos, por lo que es mejor siempre asesorarse por un profesional que nos establezca una rutina personalizada.


10. No revisar el etiquetado de los productos

Si además de tener dermatitis atópica, tenemos alergia alimentaria o alergia ambiental, es posible que algunos ingredientes no sean aptos para nuestra piel y estén camuflados en nombres científicos, por lo que se recomienda leer los etiquetados e interpretarlos para buscar alérgenos o agentes tóxicos que puedan dañar nuestra piel.


Y después de todo esto … 


¿DEBERÍA HACER UNA VIDA DISTINTA SI TENGO DERMATITIS ATÓPICA?


Es muy frecuente en pacientes con dermatitis atópica el que nos prohiban hacer ciertas actividades “normales” en nuestro día a día, como el no darnos baños de más de 5 minutos, hacer deportes que nos hagan sudar en exceso o bañarnos en el mar...


Cada paciente es un mundo y debería ser tratada cada condición de manera personalizada, así que busca lo que es mejor para tu vida, tu salud física y mental y sobre todo, ¡tu piel con dermatitis!


¿CÓMO PUEDO ASESORARME CON UN PROFESIONAL?


Si vives en Gran Canaria, en la Farmacia sj8 puedes acudir a una dermoconsulta en la que Lorena Melián (farmacéutica especializada en dermocosmética) puede valorar tu piel, patologías y estilo de vida para buscar la mejor rutina que se adapte a tus necesidades. Pide tu cita aquí:

ÚNETE AL EQUIPO TÁPER

Por suscribirte a la Newsletter recibirás GRATIS un capítulo del libro Tu Ciclo de Vida con Alergias Alimentarias y una tarjeta de identificación de alergias e intolerancias descargable (versión adulto e infantil y versión en español e inglés). Además, recibirás semanalmente información relevante para que puedas mejorar tu calidad de vida con alergias y acceso a un grupo de apoyo privado en Facebook

DESCARGAR REGALOS