¿Cómo afrontar un diagnóstico y un tratamiento de un familiar?

Sobre todo cuando los diagnosticados son niños la gestión se hace más tediosa

Imagina hace 26 años, cuando esto de las alergias alimentarias se conocía mucho menos que ahora. Fue entonces cuando me detectaron múltiples alergias alimentarias, tras reaccionar de manera adversa a muchos alimentos. En esa época, mi familia hacía la mejor que sabía para protegerme. Fui una niña consentida con lo que comía porque “pobrecita, encima que no puede comer tantas cosas”. Se encontraron en muchas situaciones incómodas en la guardería, colegio y entorno familiar cuando tenían que explicar mi condición y no lo entendían. De hecho, he acabado varias veces en urgencias por la mala gestión de otros.

En mi adolescencia aprendí a comer mucho mejor, porque hasta entonces nadie nos había enseñado ni dado pautas. A día de hoy sigo enfrentándome a muchos retos dentro y fuera de casa, pero con algo que puede ahorrarte muchos dolores de cabeza: mi experiencia vital.

¿HABLAMOS?

Tu privacidad es importante para nosotros

Al utilizar nuestro sitio web, consiente que utilicemos las cookies de acuerdo con nuestra Política de cookies

ÚNETE AL EQUIPO TÁPER Y LLÉVATE GRATIS TU TARJETA

Descarga gratis tu tarjeta de identificación de alergias, intolerancias y otras patologías. Si aceptas "recibir publicidad" recibirás periódicamente información interesante, novedades y próximos cursos

DESCARGA TU REGALO GRATUITO